A menudo, cuando se habla de interiorismo, la gran mayoría de la gente suele referirse al diseño de muebles, accesorios o también a las formas y materiales de los suelos. Conceptos muy importantes todos ellos. Sin embargo, existen otros elementos igual de fundamentales como los tipos de iluminación con los que podéis hacer que vuestro hogar emita un mensaje al inquilino. La luz quizá sea el componente más potente a la hora de crear ambientes. Aquí tenéis varias muestras de ello.

Luz ditroica

En los últimos años se han convertido en referente. Realzan muy bien los colores de todo aquello que esté dispuesto en la estancia. Son un subtipo de halógenos que no generan prácticamente calor. Además, su consumo es muy bajo y duran mucho más tiempo que cualquier bombilla normal. Es ideal para baños y cocinas. No obstante, aportan aspectos visuales muy atractivos y cálidos en los pasillos.

LED

Esos microespacios que podéis personalizar con estos tipos de iluminación aportarán un toque sofisticado y elegante. Tendrán un protagonismo mayor integradas sobre paredes o superficies oscuras o con colores poco brillantes. Su perfil tenue hace que pueda transformar por completo la estética de una habitación. Además, como ventaja, cabe decir que son luces totalmente sostenibles, no consumen energía y su uso produce un ahorro considerable en tu factura de luz.

Lámparas

Su utilidad para el hogar va a persistir por los siglos de los siglos. Los tipos de iluminación que proyectan tienen que ver con las formas, colores y materiales que rodeen la bombilla contenida en su interior. Además, sus infinitas variedades y su portabilidad, hacen de ellas el complemento lumínico perfecto.

Luz blanca

En otros tiempos, estas luces estaban destinadas a rincones del hogar que se usaran para trabajar. Ahora, habiendo descubierto sus aportaciones estéticas, son empleadas para ambientar hogares con un estilo más frío en gamas cromáticas cercanas a los colores azules claros sin temperatura ni saturación. Muy aconsejables en casas con estilos nórdicos de decoración.

Como podéis comprobar, el alumbrado que seleccionéis para vuestra casa determinan el sentido que pueda tener el conjunto del mobiliario y demás objetos de la estancia en cuestión. Se trata de un elemento tan poderoso en decoración que, a veces, hasta se opta por no combinarlo con nada. Solo luz. El brillo, intensidad, color y temperatura son infinitamente variables. Y vosotros/as, ¿Con qué tipos de iluminación os quedáis? ¿Cuál os representa más?