Dentro del diseño de interiores hay ciertas reminiscencias artísticas que ayudan, en cierta medida, a interiorizar de manera más efectiva un estilo. El cine, por ejemplo, auxilia al espectador a comprender mejor cómo una propuesta específica de interiorismo puede transformar una estancia o, incluso, un paisaje. El caso del estilo nórdico es más que notorio.

Estilo nórdico de decoración

El estilo nórdico es reconocible a simple vista. Podría decirse que está cerca de ser una escuela más que un estilo. El minimalismo es una de sus claves. Es por ello que multitud de cineastas se han decidido por esta tendencia decorativa para crear sus escenarios. Menos es más, pero cuando se habla de sofisticación, lujo y estatus resulta muy común dirigirse hacia este método.

Cineastas influenciados

Películas como “Los hombres que no amaban a las mujeres” son buen ejemplo de ello. El estilo nórdico sirve para establecer un lenguaje de elegancia al espectador, pero también nos muestra frialdad, distancia y despersonalización. Impresiones que han llevado a este enfoque decorativo a causar predilección entre los hipsters. Esta perspectiva del norte de Europa, en esencia, se presta a este tratamiento. El uso de luces artificiales –en los países escandinavos la luz solar es escasa en algunos momentos del año-, los tonos claros y el uso de maderas y materiales naturales, propician que este planteamiento sea muy combinable cromáticamente a la hora de componer imágenes.

Almodóvar también se dejó influir. “Julieta” es buena muestra de ello con su cocina de dos colores en aquella casa con formas geométricas difícil de olvidar. También podréis observar el estilo nórdico en la casa de Diane Keaton en el film “Cuando menos te lo esperas”. En este último caso, en una vertiente más cálida.

En definitiva, el estilo nórdico aparte de representar una coralidad visual, también es una corriente minimalista que ha encajado con sencillez y naturalidad diversos rasgos antes mencionados. Una cualidad que ha provocado la devoción de muchos admiradores de este género. Ya saben, menos es más. Y si a su vez los componentes de tu hogar se integran con gusto, sencillez y meticulosidad, los resultados son de cine.