Cocinas para el invierno

Digan lo que digan, el verano está muy bien. Es una época centelleante, cálida y que nos transporta a algunos de los momentos más divertidos de nuestra vida. No obstante, la época de frío tiene ese punto nostálgico que evoca sensaciones mucho más intensas que un recuerdo. En lo referente al hogar, la dicotomía es parecida. Por ello, como agosto llega a su fin, aquí tienes algunos consejos para decorar cocinas para el invierno.

El frío y las condiciones duras del exterior hacen que queramos aportar a nuestros hogares un perfil más acogedor. Más detallista. Como si los elementos nos calentaran e hicieran que nos sintamos mejor. En este sentido, la luz natural que impregna nuestras estancias es distinta a la del verano. Más cruda y con un brillo más cristalino. Por ello algunos atributos decorativos son muy importantes para configurar vuestras cocinas para el invierno.

El color

Se tiende a pensar que los colores pálidos son más adecuados la época invernal. No obstante, es una verdad a medias. Combinados con tonalidades elegantes y cremosas como el marrón, granate o beige, las cocinas para el invierno adquieren más personalidad y confort visual.

Apuesta por elementos naturales

Los olores de esta época del año son muy característicos. Invaden la casa de un frescor natural. Si usamos las plantas como acompañamiento al mobiliario, como accesorio que aporta un sentido orgánico a todo el diseño, tu cocina tendrá un punto más de armonía con la naturaleza. Sobre todo si hay componentes de madera alrededor.

Tendencias

Lógicamente las tendencias estacionales existen. En cuanto a mobiliario y accesorios, los elementos realizados a mano, artesanales, resultan ideales en las cocinas para el invierno contemporáneas. También materiales como el mármol o maderas como el nogal forman parte de la vanguardia del diseño actualmente.

En definitiva, las cocinas para el invierno realzan sobremanera los nuevos planteamientos interioristas de cada temporada. Es una época de reencuentro, de volver a empezar y de darnos otra oportunidad. Y claro, en la cocina prácticamente es donde se empieza el día. El diseño en ese punto de la casa es vital para sentirse realmente bien al habitarlo.